26.5.09

INDIGNACIÓN DESDE LA RECEPCIÓN


12 DE ABRIL DE 2003

Me jode escribir esto, porque odio el anti-americanismo simplón; yo soy muy norteamericano en muchas cosas y no me averguenzo de ello pues soy hijo de mi tiempo, y en mi tiempo el imperio es norteamérica. Todo imperio dejó cosas buenas, conocimientos científicos, cultura... en definitiva mestizaje. En mis experiencias en el extranjero he encontrado buenos amigos norteamericanos.

Pero es que hay cosas que me tocan los huevos. Como sabéis estoy trabajando en un hotel de recepcionista. Hace unos minutos me vienen tres clientes norteamericanos a pedirme sus llaves. Uno de ellos ve la pegatina de "No a la guerra" que tengo en mi chaqueta colgada en la silla de la habitación interior, y me dice:

- Un poco tarde ¿no?
- No .-le respondo yo.

Mientras tanto el que me hablaba le indica a otro donde está la pegatina, y cuando la ve le susurrea imitando el grito del "No a la guerra" pero a la inversa:

-Sí a la guerra, sí a la guerra... -y sonrie complaciente por haber sido "subversivo" en un país donde la mayoría grita lo contrario.

-Un poco tarde ¿no? .- me repite el primero.
-No, la guerra no ha terminado -le respondo yo.

Un tercer norteamericano no entiende español, y pregunta gesticulando qué está pasando.

-¿Qué tal tu inglés? -me vuelve a preguntar el primero de ellos.
-La guerra no ha terminado -repito como dando a entender que no se inglés, aunque con alguno de ellos hablé en inglés hace unos días.
-You said it´s over [Tú me dijiste que ha terminado] .-le espeta a su compañero.
-Bush ha dicho que no ha terminado -le aclaro yo.

Tras la correspondiente traducción todos ellos se encogen de hombros como diciendo "Si Bush lo dice entonces no tenemos nada que objetar".

Les doy sus llaves y parece que el numerito se acaba. Pero en realidad no ha hecho más que empezar, porque cuando menos me doy cuenta sacan una bolsa de papel de Macdonald's y se reparten las hamburguesas antes de entrar en el ascensor...

Dios mio, no se puede ser tan cazurro y tan gilipollas.

Es lógico que si estás a favor de la guerra esperes ansiosamente a que ésta llegue a su fin para no tener que "aguantar" más el que los demás llevemos la dichosa pegatina. Pero el fin de la guerra (cuando llegue) no significará que ya no tengamos razón, y ni mucho menos que no la teníamos antes. Porque el "no a la guerra" implica también un movimiento de indignación por la actuación de nuestro gobierno, por reventar el derecho internacional y por ponerse del lado del preponte asesino Bush. Y eso se ha grabado en la memoria de la gente y pertenece a nuestra triste historia, y lo recordaré cada vez que me salga de las pelotas.

Pero es que se puede ser todo lo facha o ignorante (quizás sean sinónimos) que uno quiera, ya estoy acostumbrado a ellos. Pero por favor, venir de EEUU a Almería, y comer Mierdonald's en vez de comerte un plato de olla de trigo, unas tapas de jureles, unos calamares fritos o mil cosas más que no hay en tu país... hay que ser cipote, cerrado de mollera, cateto de pueblo tejano... dios mio... no doy crédito a mis ojos.

Desde la recepción de este hotel mancillado, no por el proyectil de un tanque sino por la imbecilidad yankee, os saluda: Pepe SPANISH

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total